• E-Mail Adresse

    Passwort  

De Lugar del Horror a Lugar del Recuerdo

Un gigantesco monumento conmemorativo en Bremen-Nord: El Búnker “Valentin” testimonia la crueldad del Nacionalsocialismo.


Unas 6.000 personas dejaron su vida en la construcción de este coloso. A comienzos de los años cuarenta, los cada vez más numerosos ataques aéreos obligaron a los nacionalsocialistas a cobijar la construcción de los U-Boot bajo grandes búnkers de hormigón.


La Bremer Vulkan y la AG Weser, los dos más grandes astilleros de Bremen tuvieron que proveer uno de estos colosos cada una. Sus sobrenombres fueron “Hornisse” y “Valentin”. Hornisse se emplazaría junto a las instalaciones de la AG Weser mientras que Valentin, debido a la falta de espacio en el astillero de la Bremer Vulkan, tuvo que desplazarse hacia Bremen-Farge. Además el búnker habría puesto en peligro el barrio residencial de Vegesack a causa de los bombardeos. A principios de 1943 comenzó la construcción en Bremen-Farge. En el Schwaneweder Heide fueron construidos gigantescos depósito subterráneos de combustible y se levantaron varios campos de trabajo junto a la obra, en Bremen-Nord.


Cerca de 13.000 trabajadores forzados, procedentes de los países ocupados, fueron instalados en los diversos campos. La mayoría de ellos estaban alejados del tajo de obra, por lo que las columnas de trabajadores debían hacer cada día marchas kilométricas. Un prisionero relata que temprano por las mañanas la comitiva atravesaba las calles cantando. A pesar de ello, la población de Bremen-Nord, no parecía o no quería ser consciente de la existencia de los campos de concentración.


El trabajo en el búnker, con paredes de hormigón de entre cinco y siete metros de espesor, resultaba penoso e inhumano. Los trabajadores debían pasar con las carretillas sobre angostas tablas de madera haciendo equilibrios sobre el hormigón fresco. Aquellos que ya no podían más o eran demasiado débiles caían en el hormigón. Cientos de ellos perdieron la vida de esta manera. El búnker debía estar en funcionamiento a comienzos de 1945, sin embargo para esa fecha las tropas aliadas se encontraban ya en las cercanías de Bremen y había sido bombardeado repetidas veces, lo que arruinó los planes de los constructores nazis. De este modo nunca fue terminado y jamás un submarino salió del Bunker de Farge, siendo aún hoy el más grande de su tipo.


Aproximadamente 6.000 personas murieron en los dos años que duró las construcción. En comparación sólo 4.000 civiles fallecieron en los 173 bombardeos sobre Bremen por los Aliados.


Los trabajadores forzados encontraron su último reposo en cementerios, en gran parte anónimos, en los alrededores del Búnker en el Schwanweder Heide. El más pequeño Hornisse, de la AG Weser, fue completamente destruido por los ataques aéreos aliados.


El Búnker Valentin es hoy un monumento conmemorativo que recuerda el Terror nacionalsocialista como ninguna otra obra civil en Bremen-Nord. El Búnker todavía es utilizado parcialmente por la Bundeswher (el moderno ejército alemán), por lo que el coloso de hormigón está circundado actualmente por un alta alambrada.

Fotos: Bundesarchiv

 

 

impresionante


vege.net GmbH Kontakt | AGBs | Impressum